http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post

Misioneros por naturaleza

Octubre: Mes de las Misiones
El Portal de los Misioneros, un sitio en Internet que divulga interesante información y noticias sobre el acontecer de las misiones en todo el mundo, nos ofrece un excelente resumen del estado de nuestra religión. Y de paso, nos pone en contexto con el resto de las religiones más tradicionales.

 
De acuerdo con el sitio, nuestra Iglesia cuenta con 93.075 misioneros y misioneras. La mayoría de ellos provenientes de Europa, y en su mayoría enviados al continente africano. Latinoamérica contribuye con 5.785 misioneros, sin embargo, recibe más de 12.000. Es decir, tenemos un déficit, requerimos más misioneros de los que podemos «producir». Y la situación es similar en otras regiones.
 
 
 
Esta situación representa todo un reto para la región, sobre todo tomando en cuenta que las misiones además de llevar la fe cristiana a quienes no la conocen, también permite llevar desarrollo a locaciones de difícil acceso, a través de la educación y la salud.
 
Es probable que nuestra misión esté cerca de casa, incluso dentro de ella. Pero tampoco debemos cerrarnos a la posibilidad de acudir en misión a lugares lejanos y con carencias, como los hay muchos en el mundo (ojo, inclúyase a Costa Rica).
 
El Papa Benedicto XVI inspiró su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2011, a celebrarse el próximo 23 de octubre, en la cita «Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo», de Juan 20, 21. Entre las miles de verdades que nos comparte Su Santidad hay uno que debe calar en quienes nos quedamos misionando aquí:

La misión universal implica a todos, a todo y siempre. El Evangelio no es un bien exclusivo de quien lo ha recibido, sino que es un don que hay que compartir, una buena noticia que hay que comunicar. Y este don-compromiso le es confiado no solamente a algunos, sino a todos los bautizados, los cuales son «un linaje elegido, … nación santa, un pueblo adquirido por Dios» (1 Pe 2, 9) para que proclame sus obras maravillosas.

 

Que la Jornada Mundial de las Misiones renueve en cada uno el deseo y la alegría de “ir” al encuentro de la humanidad llevando a todos a Cristo. En su nombre os imparto de corazón la Bendición apostólica, en particular a los que más trabajan y sufren por el Evangelio. Del Vaticano, 6 de enero de 2011, Solemnidad de la Epifanía del Señor. Benedictus PP XVI.

Fuente: Agencia Fides 25 de enero del 2011 
 
Hay mucho quehacer en nuestro barrio, en nuestro lugar de trabajo y en nuestro centro de estudio. Somos misioneros por naturaleza y no podemos obviar tan importante misión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s